Así no hay manera (1ª parte)

Se habla y habla pero no se oyen determinaciones CONCRETAS y SUFICIENTES para que el empleo aumente y vaya descendiendo notablemente el paro. Que si hay que aplicar la reforma, que si hay que potenciar esto o lo otro, que si hay que incentivar iniciativas en tales direcciones y sentidos… pero ¿cuáles son los resultados?. Llegará un momento en que despierte la conciencia en forma de impotencia hasta el punto que se haya de entrar sin tapujos y sin vendas al fondo de la herida para sanear y hacer un tratamiento de fondo.

Por ANTEFAZ. Copyright.2013

Al explotar la burbuja inmobiliaria (es decir al salir al mercado todo lo construido irreflexiva e irracionalmente, solo guiado por la especulación y la inercia), la oferta sobrepasa enormemente a la demanda y como consecuencia cesa la actividad constructora, lo que lleva consigo el paro en el empleo, y no solo en la propia construcción sino en toda la cadena de bienes y servicios que la sirven y sirve, se extiende a todos los sectores repercutiendo en mayor medida cuanto más relacionados estén con lo inmobiliario.Con ese bajón productivo, ¡a ver qué soluciones se buscan y cuales se encuentran!. ¿Qué contraofensiva?, lo que ha ocasionado es un reajuste macroeconómico (recortes, ahorros, pérdidas o disminución de salarios, en una situación tan grave que alcanza incluso al último bastión del empleo funcionarial y al que parecía intocable de los pensionistas), en plan defensivo, pero qué acciones en GRADO SIGNIFICATIVAS, efectivas, que supongan un avance contra las fuerzas que empujan (en un modelo capitalista desde una mínima base social) la destrucción de empleo; se han impelido pequeñas acciones que no logran la involución e ir ganando el terreno perdido.

En un sistema de libre mercado, aunque regulado en parte, la solución pasa por aumentar la producción para equilibrar la baja en la construcción, PERO ¿QUÉ se puede producir que luego tenga una fuerte demanda? ¿qué pueden ofertar los nuevos emprendedores que eleven las compras de manera reveladora?¿qué necesidades perentorias tiene la sociedad EN SU CONJUNTO? ¿fabricar más coches, más aviones, más trenes, más barcos? ¿producir más pan, más carne, más fruta, más verdura, más leche? ¿fabricar más zapatos, más tejidos y confecciones, más teléfonos, más televisores, más de todo lo relacionado con la Informática?. ¿qué salida interior puede tener, considerando lo de la pescadilla que se muerde la cola (si se emplea en esas producciones y los propios productores lo consumen… a ver como se ponen de acuerdo…).

Otros empleos viene derivados de los directamente de que existan esas actividades directamente productivas de bienes, pues es lo que da base y es origen de que haya otros trabajos como todos los servicios que lleva aparejada la producción y todos las obras y servicios del Estado que proporcionan empleo pero no como empresa para ingresar dinero de sus ventas y poder pagar directamente de lo obtenido en ellas a sus trabajadores, sino que se establecen como obras y servicios públicos y que son pagados los salarios con los impuestos de todes les ciudadanes.Así que ¿cómo salir del atolladero?¡a ver quien es el/la guaperas que lo arregla sin medidas drásticas!Una quimera: Cerrando todes los ojos, haber seguido inflando un globo dentro de otro globo de mayor elasticidad, esto es, que hubiera seguido como si nada la fiebre constructora a más a más, siguiendo con expectativas de comprar más y más viviendas fiades en la especulación futura.

La cadena de bienes terminados (alcanza a muchísimos) necesarios para la actividad constructora seguiría produciendo y todo trascurriría igual, voyante y “palante”. Seguir construyendo y comprando indefinidamente; pero ¿hasta cuándo?. ¿Quiénes direccionan las fuerzas del mercado?, en el momento que alguien empiece a desinflar el globo y encuentra solo gas, cunde el pánico y queriendo sacar cada cual su tajada lo dejan sin gas sustentador, y claro el mamporrazo sería mayor, a más altura mayor trastazo.Pero si no es así, ¿qué otra entelequia se podría idear?. Y es que en la realidad actual y con el pacto social imperante, con estas estructuras ancladas en la mezcla heterogénea capital-liberal-social, toda ella bastante diluida, no se le ve que pueda regenerar el “tejido fabril necrosado”, sino que como mucho se irá produciendo una convivencia desalentadora que se va haciendo costumbre, un ajuste que repose en unos nuevos parámetros, un acomodo ante lo imposible. (continuará en 2ª parte)

Enlace permanente a este artículo: https://www.almansadigital.org/?p=1418

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Highslide for Wordpress Plugin