La asociación Autismo quiere hacer visible este trastorno en la localidad

l.b. / almansa La Tribuna de Albacete

José Melanio, responsable de la asociación Desarrollo Autismo Almansa, acompañado por el concejal de Acción Social, José Antonio Gil, compareció ante los medios de comunicación para dar cuenta de la realización de una serie de actos enmarcados dentro de la Semana Mundial del Autismo.

Melanio aseguró que «en Almansa es la primera vez que hacemos actividades relacionadas con el trastorno del autismo, que afecta en la ciudad, según nuestros datos, a unas 20 personas, para ello hemos preparado para el próximo sábado la realización de una campaña de concienciación sobre este trastorno de salud con el fin de facilitar la eliminación de barreras a estas personas», señaló.

El autismo: definición, síntomas e indicios

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno neurobiológico del desarrollo que ya se manifiesta durante los tres primeros años de vida y que perdurará a lo largo de todo el ciclo vital.

Los síntomas fundamentales del autismo son dos:

  • Deficiencias persistentes en la comunicación y en la interacción social.
  • Patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades.

Los indicios que pueden ser indicativos del TEA en los niños son:

  • En el parvulario y en la escuela, hay falta de interés por los otros niños.
  • No comparten intereses (no acostumbran a señalar con el dedo aquello que les llama la atención para compartirlo con los demás).
  • Ausencia de juego simbólico (dar de comer a muñecas, hacer cocinitas, jugar a coches como si fueran de verdad, etc.).
  • Se establece poco contacto visual y no observan la expresión de la cara del interlocutor cuando juntos están viendo alguna cosa inusual. No acostumbran a realizar la sonrisa social.
  • Su lenguaje, si existe, es literal (no entienden las bromas, los chistes, los dobles sentidos ni las metáforas).
  • Evitan el contacto físico o les gusta más bien poco. Acostumbran a tener hipersensibilidad táctil, olfativa, gustativa y auditiva. Frecuentemente existe poca sensibilidad al dolor.
  • Reaccionan poco ante la voz de sus padres, lo que puede hacer sospechar de un déficit auditivo.
  • Presentan intereses inusuales. Además, son repetitivos y no compartidos.
  • Pueden mostrar comportamientos extraños, repetitivos y auto estimulantes como el balanceo, el movimiento de aleteo de manos o caminar de puntillas entre otros.

Enlace permanente a este artículo: https://www.almansadigital.org/?p=6169

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Highslide for Wordpress Plugin