EL PACTO. TRANSPARENCIA Y REGENERACIÓN POLÍTICA

Por Luis BONETE. Periodista. Copyright-2019

 

“La presión de la sociedad española es cada vez más fuerte y exigente, y cuando en un país se desconfía de los que tienen que tomar decisiones se corre el peligro de caer en el populismo”, advierte Alberto Rivera, líder de Ciudadanos.

Estamos a unos cuantos días de conocer el decreto de Alcaldía en virtud del cual el regidor almanseño Javier Sánchez hará públicas y oficiales las delegaciones municipales, las liberaciones  de los concejales, el personal de confianza, composición de las diferentes comisiones informativas municipales, secretarios de grupos y la participación política en la sociedad pública Sapres.

Todo parece un calco de lo sucedido en el mes de junio de 2015, pero solo lo aparenta. Es de todos sobradamente conocido que el Partido Popular, fresco ganador de las elecciones municipales, ha perdido la mayoría absoluta que le permitió gobernar Almansa a sus anchas los últimos cuatro años.

Los vecinos decidieron en las urnas que se debía de llegar a un concierto entre fuerzas políticas y, finalmente, tras los faroles del momento y los habituales tiras y aflojas, lo que estaba cantado desde la noche electoral sucedió: cada oveja con su pareja. Partido Popular y Ciudadanos, primos hermanos políticos, optaron por la firma de un convenio de buena vecindad, en principio para cuatro años que, a priori,  les permite gobernar la ciudad sin sobresaltos y con la mayoría suficiente como para asegurar la necesaria estabilidad política y económica.

Ahora al grano, y sin rodeos. La componenda lograda entre el “popular” Javier Sánchez y el “ciudadano” Alfredo Calatayud, ni es nueva, ni siquiera original; es xerocopia de otras muchas celebradas en otras localidades de mayor y menor enjundia, con estos actores o con distintos. Pero sí tiene, a mi juicio, un divisor común: una serie de estipulaciones o intenciones acordadas en encuentros celebrados, lógicamente alejados de los focos, en la intimidad, tal como hacen los amantes que buscan un lugar solitario para dar rienda suelta a su pasión.

A estas alturas está más que claro que me estoy refiriendo al tan cacareado pacto político en virtud del cual se avizora, por lo menos se atisba, que la singladura política 2019-23 se realiza, no exenta de presiones por parte de la oposición, pero sí mirándola de soslayo y con la bonanza que otorga los 11 votos de que disponen.

¿Cuál ha sido el compromiso entre PP y Cs?. ¿Qué han acordado fundamentalmente?. ¿Porqué a día de hoy ambos candidatos ya han comparecido para dar oficialidad a su matrimonio político (con derecho a divorcio), y sin embargo no han explicado a los almanseños el contenido del documento firmado?. ¿Lo piensan hacer?. ¿Juegan con los tiempos?. ¿Están a la expectativa de si existen presiones para que se haga público, y si no es así, a otra cosa mariposa?.

Comenzaba esta gacetilla transcribiendo la biblia que vende un día sí y otro también el líder de Ciudadanos: la transparencia y la regeneración política. Ha llegado la hora de aplicarse el cuento. No valen medias tintas, ni excusas y tampoco subterfugios…, el contenido del pacto político firmado entre Partido Popular y Ciudadanos debe de hacerse público; íntegro, de principio a fin. Con sus puntos y sus comas. Y sin tardanza.

Los almanseños, por ende, los votantes, sean o no de estas dos formaciones políticas, tienen derecho a conocer qué se ha firmado y a qué compromisos se han llegado en aras de la gobernabilidad de la ciudad. Es necesario ya comenzar con la higienización de la política local, y el mejor punto de partida, la demostración palpable de que el fin de la mayoría absoluta del Partido Popular es algo positivo, es el de abrirse en canal y mostrar a los vecinos que las cosas van a cambiar, con la sana intención de que todo vaya a mejor, si se consigue o no, será otro cantar.

Si en el plazo de un breve espacio de tiempo (lo ideal sería ya) no se hace público el acuerdo de gobernabilidad firmado entre Partido Popular y Ciudadanos…, no nos va a gustar nada como caza la perrica, y todo apuntará a componenda, a secretismo y a concesiones inconfesables fuera del manido decreto que por ley el alcalde está obligado a publicar el viernes 28 de junio.

Transparencia y regeneración política; PP y Ciudadanos tienen ahora una oportunidad de oro para demostrar a los almanseños que la mercancía que se vendió en la campaña electoral estaba en buen estado.

Alea jacta est.

Enlace permanente a este artículo: https://www.almansadigital.org/?p=7052

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Highslide for Wordpress Plugin